regalito

Se regala un buenos días (cada día)… y una pequeña dosis de energía. Razón… aquí. ¡¡Bueeeeen lunes!! Eeeeegunon mundo!!

sonreír a la Vida

Es un regalo, caminar la Vida junto a personas que nos enseñan a Vivir, de todo corazón. Las que sonríen a la Vida, por todo lo que sí se da, por todo lo que sí ha ocurrido, por todo lo que es posible… Por esas personas, con esas personas, merece la pena celebrar cada día y reivindicar sin excusas cada: Eeeeeegunon mundo! (Aitatxorentzat… eskerrikasko eskeintzin  ari zaren egun, modu eta irrifar hauengatik!)

mi mejor regalo

Mi mejor regalo es cada día. Es la sonrisa emocionada de mi hermana. Es esa mirada en la que me encuentro y puedo descansar. Mi mejor regalo es un cada día que intenta aportar, sumar y proponer. Mi mejor regalo es poder caminar un sueño. Y caminarlo junto a vosotros/as. Mi mejor regalo es una taza de café compartida, una conversación imprescindible, una carcajada improvisada. Mi mejor regalo… es vivir con el corazón agradecido. Eeeeegunon mundo!!!

Esta Navidad regala muuuchos «muxote potolo bat»

Si quieres ponerle calor y color a tus regalos… ¡¡muxotepotolobatea la Vida!!  ¡Un lugar especial para que Olentzero, Los Reyes Magos, Santa Klaus y los/las amigos/as invisibles se den una vuelta! Zure opariak kolorez, irrifarrez ta bihotzez bete nahi badituzu… muxotepotolobateatu bizitza! Eguberriotan Olentzererok ezinbesteko geldialdia du gure dendan!   [flagallery gid=32]

delivery

Hoy quiero llenar de alegría tu día. Inundar de luz tus rincones oscuros. Que mis sueños caminen junto a los tuyos. Y encontrar mi mirada reflejada en la tuya. Hoy quiero guiñarte con complicidad. Regalarte mi ternura y encenderme con la tuya. Hoy quiero ofrecerte briznas de esperanza. Y forrarte a abrazos. Y estamparte un millón de muxotes potolos… Hoy quiero  que tengas el mejor de los días. Eeeeegunon mundo!!!

m shka

Logo M shka (Alda. Gregorio de la Revilla 27, Bilbao) by muxotepotolobat Ampliamos presencia* en Bilbo de la mano de M shka. …una nueva preciosa tienda de regalos MUY especiales que abre sus puertas el 8 de mayo de 2014  en Bilbao (Alda. Gregorio de la Revilla 27). Marta (& Cía): ¡¡¡muuuucha suerte!!! *Ahora tenéis todos nuestros productos MPB disponibles también en M shka

agur boston (II)… volver

Vuelvo con la cara más redonda y el corazón tonificado. Con un libro debajo del brazo. Con nuevos Amigos (en mayúsculas) a quienes querer y cuidar, por el momento, en la distancia. Los rotus gastados. Y tres  pendientes menos , que se han perdido entre paseos, abrazos y bufandas interminables. Vuelvo enamorada de esta ciudad hermosa. Vuelvo con sus calcetines rojos, sus tréboles verdes, un  otoño «imposible», una canción de James Taylor, cuatrocientos litros de cafés mañaneros y trescientoscincuentamilkilómetros de conversaciones imprescindibles.. Vuelvo con mi resignificada amiga la Belleza en una maleta y las ganas renovadas por el trabajo por la Verdad y la Justicia en la otra.  Y mis manos no quieren soltar ninguna de ellas. Vuelvo con el agradecimiento prensado en el corazón. He encontrado tiempo para mirar. Tiempo para pensar. Tiempo para dibujar. Tiempo para pintar. Tiempo para soñar. Tiempo para disfrutar del tiempo. Vuelvo reverdecida. Vuelvo un poco triste. Vuelvo contenta. Y sobre todo vuelvo, con el corazón repleto, carcajeado, compartido, crecido, y un poquito más grande; lleno de personas maravillosas que se cuelan entre aurícula y ventrículo (y siempre hay sitio pa´todos, confortable y espacioso). Vuelvo con ilusiones, con nuevos colores, con nuevos sueños y las ganas de seguir caminando junto a quienes me hacen reír, sentir y soñar. Vuelvo…  y también sé que volveré. [flagallery gid=25] Sweet Caroline, la canción de los Red Sox (en Fenway)…un himno de esta ciudad.

MPB kluba-udazkena/otoño

…Hemos dibujado una escalera hacia el cielo. Para que alcances a la luna, para que tus horizontes no tengan final. Queremos que tu camino esté lleno de Vida y de mucho color. Y sobre todo de esas personas que son al final quienes ponen el matiz y la belleza a cada uno de nuestros pasos. Y esa escalera es el comienzo de un viaje, contigo. Para las ideas, imágenes y pensamientos que se desparraman sin límites ni barreras, un cuaderno grandecito. Para lo pequeño, lo esencial, lo que quieres llevar contigo un poco más cerca (no se te vaya a olvidar) uno más pequeñito. Y tu lapicito de Muxote, por si quieres (y nos dejas) acompañarte en eso que vayas anotando, dibujando, bosquejando, o simplemente imaginando garabateando en el aire. Queremos que te des ese tiempo. Queremos que te cuides. Que no te olvides de decirte aquello que importa. Que dibujes y pintes y escribas y sueñes… Y como en este tiempo ando un poco más lejos (geográficamente), he querido hacerme presente un poco más directa, y llegar a tí… con una amapola. Esa preciosa flor sencilla, frágil a la mirada pero cuyas hojas se aferran fuerte a su corazón: Con el rojo apasionado que habla de ti:  un ramillete de emociones y sentipensares por donde fluye la Vida. Ojalá te guste también (son una edición limitada… ¡sólo hay 25 en el mundo y cada uno distinto! El MPB kluba de otoño ya está contigo (y andamos pensando y repensando y cuidando al máximo el próximo…¡siempre pensando en tí!)   [flagallery gid=27 name=Gallery]

regala tu sonrisa

(La columna de Boulevard de Radio Euskadi 30.09.2013) Enlace al audio «Eeeegunon mundo desde Boston!! Qué bueno tener este espacio para compartiros un momento “mágico” que viví hace unos días. El pasado jueves después de una jornada intensita salí a caminar a un pequeño embalse que hay cerca del Boston College. Era un poco tarde, por este ladito del mundo las siete de la noche ya es tiempo de retirada. Pero el cielo estaba  completamente abierto y la luz andaba sin querer irse a dormir. Así que me senté en un banco, no lo suelo hacer, prefiero caminar: pero el agua tenía un reflejo precioso, como si fueran estrellas tintineando. Una gozadita.  Solo quería mirar, respirar el atardecer, volver a hacerme consciente de lo privilegiado del momento.  Apenas llevaba un minuto o dos, se acerco una niña pequeña, de piel tostada y los ojos grandotes abiertos como si se quisieran comer la Vida. No tendría más de cuatro o cinco años, no soy buena para calcular edades pero me recordaba un poco a mi sobrino Telmo. Se sentó junto a mí, sin decir una palabra. Solamente me miró y me lanzo una sonrisa abierta, casi una risa. Nos quedamos un rato mirando el agua, en silencio.  Me giré para simplemente sonreirle porque de alguna manera era parte de ese momento de tanta paz y tanta belleza.  Me estaba mirando. Su sonrisa se volvió una pequeña risa que provoco en mí una risa mayor. Ella a su vez empezó a reirse y de la misma me empecé a reír yo también. No era una risa histérica ni ruidosa, pero no podíamos parar de reírnos. No hubo ninguna palabra. Solo la risa. Una mujer, supongo que su madre, la llamó desde lejos. No alcancé a entender su nombre. Se levantó de un salto y se fue corriendo, casi bailando. Yo creí escuchar que empezó a tararear una canción. Me pareció un momento tan bonito. Tan generoso. Tan lleno de vitalidad y de encuentro improvisado  entre nuestros más de treinta años de distancia.  Así que os invito a regalarle una sonrisa a alguien (cada día). Sin pretensiones, más que la de mirar la Vida a través de  una mirada que sabe regalar una sonrisa.  Generosa, abierta, disponible y simplemente divertida. Yo por mi parte os dejo la mía (y un dibujo) que quiere recordar a esa pequeña niña de ojos grandes y sonrisa eterna. Y por supuesto, ahí os va, ¡¡¡mi  mejor muxote potolo bat!!! «